En el título de esta antología, como en el bolero, está implícito que lo que se silencia es a la vez evidente e indecible.

Hace falta que te diga contiene un reproche que el amante le hace al amado: no basta con que te quiera con locura sino que además tengo que decírtelo. Y no puedo. Como dice el personaje de uno de los cuentos: “Ser siempre el que desea era como estar en el infierno sin haberse muerto”.


VIVIANA RIVERO, Cita del destino
CRISTINA LOZA, La costilla rota
FLORENCIA CANALE, Amor desgarrado
CECILIA ABSATZ, Xilocaína rosada
ANA MARíA SHUA, Encuentro con Mónica
CYNTHIA WILA, La marca
FLORENCIA ETCHEVES, Instrucciones para espiarte
ANA MARíA BOVO, Ojos belgas
GABRIELA MARGALL, La chica que nunca había bailado un lento

COMENTARIOS

No han dejado comentarios

Escriba su comentario

Nombre (*)
Email (*) (no será publicado)
Mensaje (*)



Código de Validación
(*) Datos obligatorios